Blog

ACTIVIDADES DE PRIMARIA

Cosas que guardo en la maleta

ACTIVIDADES DE PRIMARIA

Si fuera un pirata y tuviera una maleta, imagino que guardaría tesoros. Tesoros y alguna que otra princesa. No sé…Si fuera un pintor, me llevaría pinceles, aguarrás, trapos viejos, lienzos, óleos y, sobretodo, recuerdos. Echas mano de un recuerdo y, por ahí, pintas una obra de arte.

Los lectores empedernidos guardamos libros en las maletas. Bueno, libros y otras cosas: prospectos farmacéuticos, servilletas de papel impregnadas con amor, poesías, cuentos contados a la luz de la luna, personajes inmundos, dragones perversos, brujas buenas, canciones incomparables, relojes, ratones, sardinas, periódicos atrasados, revistas arrancadas al futuro, temores, sonrisas, carcajadas, magos, magia. Guardamos palabras que provienen del mundo entero, libretas para escribir nuevas palabras…

Los lectores empedernidos somos como urracas: nos llevamos todo lo que brilla y lo guardamos en la maleta. Amontonamos cosas que pueden ayudarnos y ayudarte a pasar un buen rato. Pueden ser tantas cosas…En nuestra biblioteca multilingüe tenemos muchas maletas. En ellas, hemos guardado lo necesario para que te conviertas en un lector empedernido. Solo tienes que abrirlas y hurgar bien por dentro. A ver qué encuentras.Ves haciendo.

Con un poco de suerte obtendrás el:Diploma de Lector Empedernido

O el:Diploma de Redactor de Sueños

Si te atreves… ¡ábrela!

vía ACTIVIDADES DE PRIMARIA.

El cuento en valores de la semana: ¡Te quiero así! » Actividades infantil

En el cuento de la semana para trabajar los valores, nuestra amiga María Luisa, nos presenta la historia de Valeria, una niña encantadora pero que sin embargo tiene un pequeño problema, que en realidad no lo es tanto, ya que lo más importante en esta vida lo tiene, y es el amor de los suyos. Os invito a que leáis la historia con vuestros peques. Os encantará!!

El cuento en valores de la semana: ¡Te quiero así! » Actividades infantil

Te quiero así

Valeria es un niña estupenda, amable, cariñosa, estudiosa y responsable. Sus amigos la adoraban y sus padres y hermanos estaban orgullosos de ella. Aún así no estaba contenta con su físico. Se miraba al espejo y se veía gorda y fea. En el colegio algunos compañeros se reían cuando pasaba a su lado.

Un día mirándose al espejo pensó que le gustaría ser la más guapa de la clase. Su sorpresa fue enorme cuando apareció en él la imagen de una persona que le aseguraba poder concederte tres deseos que le hicieran feliz. No era posible, pero por probar….

Le pidió ser la más guapa de todo el colegio. Se sorprendió al comprobar que su cuerpo había cambiado, era delgada y muy guapa. Su pelo brillaba, su piel era perfecta y vestía la mejor ropa que había en las tiendas.

Contenta se fue al colegio, todos se quedaron asombrados, ya nadie se reía, se admiraban del cambio.

La profesora les hizo el examen de lengua. Valeria miró la nota al día siguiente. Tenía un uno, no le extrañó cuando vio las correcciones: puso había sin hache, viejo con b y burro con v.

No sabía lo que era un pronombre o un adjetivo. Estaba asustada, ella jamás había suspendido. Sus amigas la miraban sin reconocerla, la profesora no sabía el motivo de su cambio.

Cuando llego a casa corrió a decirle al espejo que necesitaba otro deseo. Le gustaría ser muy inteligente, saberlo todo.

Así fue. Ahora se aburría en las clases porque todo lo que sus compañeros aprendían con mucho esfuerzo ella lo sabía ya. Al comprobar los profesores el nivel que tenía, aconsejaron a sus padres que la llevasen a un colegio especial para superdotados.

El colegio estaba lejos, no veía a sus amigos y sus padres apenas podían disfrutar de estar con ella. No le gustaba su nueva vida.

Sólo quedaba un deseo por pedir. Tener mucho dinero. Compraría una casa enorme para sus padres y hermanos, daría fiestas para ver a sus amigos y así sería guapa, inteligente y rica. Tenía la solución.

Se encontró en una casa que era un palacio, tenía sirvientes esperando sus caprichos y podía hacer cualquier cosa que le apeteciese.

Llamo a sus amigos para verles. No podían ir, su casa estaba demasiado lejos y tenían que coger un avión.

En la comida sus padres y hermanos estaban tristes, no entendía nada, ¡eran ricos¡. Sus hermanos iban a un colegio nuevo pero no les gustaba, el colé de antes era estupendo, llevaban allí desde pequeños. Sus padres, habían dejado la casa que hicieron con tanto esfuerzo y cariño. Ahora entendía su pena.

Se despertó sobresaltada, había sido un sueño¡ Mejor dicho una pesadilla.!

En el espejo no había nadie, estaba en su casa porque oía reír a sus hermanos.

Se miró al espejo, ya no se veía tan gorda. Ahora tenía la verdadera solución : comería menos dulces, haría ejercicio y ….. se preocuparía menos de las burlas. Los que la querían de verdad no les preocupaban los kilos. Su abuela le decía que era guapa por dentro y por fuera.

Le preguntó a su madre si ella pensaba que estaba gorda. -No lo estás y yo te quiero como eres, contestó.

Pues lo demás no me importa, pensó.

Los valores que aprendemos con este estupendo cuento son los siguientes:

Aprendemos a ser mejores

La belleza está dentro de la persona.

El dinero no lo soluciona todo.

Lo más importante es que nos quieran y nos comprendan.

Tenemos que esforzarnos en conseguir lo que necesitamos o deseamos.

Además aprendemos también nociones de la importancia de la ortografía:

Aprendemos ortografía.

Es importante tener una ortografía correcta, dice mucho de nuestra cultura y nos ayuda a expresarnos.

Antes de b se pone siempre m.

vía El cuento en valores de la semana: ¡Te quiero así! » Actividades infantil.

Merienda y aprende. Fases lunares galletas oreo. – Imagenes Educativas

Se acercan acontecimientos astronómicos propios de verano como las lágrimas de San Lorenzo, que tal si estos días de verano preparamos esta actividad súper divertida y la completamos con una observación de estrellas por la noche seguro que triunfáis con vuestros hijos y pasáis una velada maravillosa todos juntos.

Se trata de representar las fases de la Luna con galletas Oreo u otras similares de marca blanca. Se pueden hacer 8 fases de la Luna, pero para los niños/as de infantil y preescolar con 4 bastaría.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Dirección de email

Para ello necesitaremos:

Dos galletas Oreo

Una cuchara o un cuchillo de untar (sin sierra)

Un cartón o plato (de plástico o de cartón) como soporte

Témpera azul y pincel para pintarFases luna galletas oreo (7)

De la actividad se pueden desprender varios aprendizajes con respecto al tema.fases lunares con galletas

La diferencia entre planeta y satélite

La relación entre sol, luna y tierra

Las fases de la luna

La influencia de la luna en la tierra

Abrimos las galletas Oreo –con mucho cuidado de que no se nos rompan– y nos quedará una parte con la crema y otra sin ella. Aquí ya tenemos nuestra Luna nueva y nuestra Luna llena. Hacemos otra vez lo mismo, pero ahora, a la parte que lleva la crema, tendremos que quitarle la mitad ayudándonos de una cuchara o de un cuchillo de untar. Esta mitad que quitamos, se la ponemos a la tapa que hemos quitado anteriormente, para así tener los cuartos. Otra forma más sencilla de hacerlo, sería partiendo a la mitad la parte de galleta que lleva la crema.

vía Merienda y aprende. Fases lunares galletas oreo. – Imagenes Educativas.

La técnica del bolígrafo verde | El mundo de Poppins

La técnica del bolígrafo verde | El mundo de Poppins

Nunca habíamos caído en que, desde pequeños, nos destacan los errores y no las cosas que hacemos bien. Este artículo cuenta cómo una madre comenzó a utilizar un bolígrafo verde para destacar las cosas que su hija hacía bien en lugar de uno rojo para destacar las que hacía mal. ¿Qué os parece? A nosotros nos parece una idea GENIAL.

“En este artículo queremos contarte la experiencia de una mamá que decidió cambiar la técnica de educación en el que se resaltan solamente los errores, y analizó en la práctica las consecuencias que esto podría llegar a tener en el punto de vista del niño en el futuro. Genial.guru cree que los argumentos que ella expone tienen relación con la verdad.

“Empezaré desde el principio. Mi hija casi nunca iba a la escuela de estimulación temprana, yo misma siempre fui quien se encargó de eso. Cuando estábamos entrenando su mano antes del ingreso a la escuela regular, nuestro cuaderno se veía algo así:

¿Ves la diferencia? Yo no resaltaba con bolígrafo rojo los errores, sino que destacaba con el verde las letras y bolitas que le habían salido bien. A ella eso le gustaba mucho y siempre, después de terminar un renglón me preguntaba: ¿Mami, cuál de todas me salió mejor?“ Y se alegraba aún más cuando yo rodeaba la letra más bonita con las palabras ”muy bien”.

¿Cuál es la diferencia entre ambas técnicas? ¿Lo has entendido ya?

En el primer caso nos concentramos en los errores.¿Qué se ha quedado grabado en la mente? Exacto, las letras que quedaron chuecas, es decir, lo que es incorrecto. ¿Alguna vez has visto letras o respuestas correctas rodeadas de tinta roja? ¡No! Aún así, queramos o no, nuestro subonsciente recuerda lo que ha sido resaltado.

En el segundo caso nos concentramos en lo que está bien hecho. Experimentamos emociones completamente diferentes y una actitud diferente. Lo queramos o no, nuestro subconsciente tenderá a repetir lo que hemos logrado hacer bien (y quedó resaltado). Se trata de una motivación interna completamente diferente: ya no intentamos evitar los errores, sino que nos esforzamos por hacer lo que está bien. Parece lo mismo, pero hay un cambio en la estructura del pensamiento.

La siguiente pregunta: ¿Cómo afectan los errores resaltados en la futura vida adulta?

La respuesta es evidente: desde pequeños nos acostumbramos a concentrarnos en los defectos, y en lo que no es correcto, en lo que nos parece mal. Nos han enseñado a pensar así desde la escuela con el bolígrafo rojo. Nos enseñaron a pensar así desde nuestros hogares en donde con mayor frecuencia nos hacían ver lo que estaba mal, que felicitarnos por lo que habíamos hecho bien.

De veinte bolitas que había en el renglón tachamos sólo uno, es decir, 19 estaban bien hechos, y 1 no lo estaba.

¿Por qué concentrarnos en él?

Esta costumbre (la de resaltar con boligrafo rojo lo que no es correcto y a la que estamos acostumbrados desde la tierna infancia) se queda ahí hasta la vida adulta, y es casi imposible de desterrar. Esa es una de las razones de nuestra sensación de insatisfacción en la vida.

Crecerá eso, en lo que nos concentramos. El centro de atención tiende a tomar un lugar cada vez más importante en nuestras vidas. Desde su niñez, empezamos a tallar la vida de nuestros hijos con el mismo troquel con el que fue tallada la nuestra, y eso no siempre es positivo.

Si pones en práctica el principio del “bolígrafo verde” verás que incluso si no le muestras al niño sus errores, estos irán desapareciendo paulatinamente: él intentará hacerlo bien porque así le place.”

vía La técnica del bolígrafo verde | El mundo de Poppins.

EFECTOS DE LA MÚSICA EN EL CEREBRO INFANTIL | Ontinyent psyco-logo

La música es un elemento esencial en el desarrollo y aprendizaje de los niños/as. La música no solo ayuda a que nuestros niños/as se relajen, sino que también ayuda a desarrollar la memoria y el sentido de coordinación del bebé.

Aquellos niños/as que crecen escuchando música, cantando canciones, y moviéndose al ritmo de la música gozan de un mejor sistema sensorial, creando más enlaces en las conexiones neuronales del cerebro.

 

Estudios demuestran que aquellos niños/as que participan activamente en actividades relacionadas con la música son aquellos que hacen las mayores conexiones, porque la música en los niños/as provoca:

 

  • Un aumento en la capacidad de memoria, atención y concentración de los niños/as.
  • Mejora la habilidad para la resolución de problemas matemáticos y de razonamiento complejo.
  • Hace que los niños/as puedan expresarse.
  • Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio y el desarrollo muscular.
  • Estimula la creatividad y la imaginación infantil.
  • Enriquece el intelecto.
  • Hace que los niños/as puedan interactuar entre sí.
  • Aumenta la auto-estima de los niños/as.

 

La música tiene un efecto profundo en el estado de ánimo, en la inteligencia, en la memoria y en el lenguaje; como también en la salud y en sistema inmunológico.  El impacto de la música lo vemos todos los días…manipula nuestro estado de ánimo, enriquece nuestras vidas, y envuelve nuestras mentes.

¿Cómo afecta la música en nuestros niños/as?

Inteligencia—El escuchar música durante la infancia contribuye a crear ciertos patrones en el cerebro. Nuestros niños/as nacen con billones de neuronas en el cerebro. Si estas neuronas no son utilizadas se pierden con el tiempo. Que los niños/as reciban estimulo a través de la música hace que más neuronas funcionen en el cerebro…y mientras más neuronas se desarrollen, mas fácil se les hará aprender nuevas cosas y desarrollar nuevos talentos. música3

Memoria—Los niños/as pueden acordarse de música que han escuchado ya desde los tres meses de vida. Además, el escuchar música también ayuda a los niños/as a acordarse de cómo hacer ciertas cosas, es decir, que si nuestros niños/as aprenden a realizar cualquier tipo de tarea mientras escuchan música, favorece a que la siguiente vez que vuelvan a oír dicha melodía, recuerden con facilidad la tarea realizada y por tanto les sea más fácil volver a reproducirla.

Entendimiento—El entendimiento y el lenguaje son ayudados por la habilidad de procesar información más rápidamente. Aquellos niños/as que escuchan música de manera regular tienen un mayor CI (Cociente Intelectual). La habilidad de entender y procesar el lenguaje se consigue al entender los varios sonidos que crea el lenguaje hablando. Los niños/as que suelen estar expuestos a la música se acostumbran a escuchar diferentes sonidos complejos, los cuales les ayudaran a discernir el lenguaje.

Emociones—Las emociones y los estados de ánimo están directamente vinculados a la música. Es difícil para nosotros los adultos sentirnos felices durante una canción triste, como sentirnos tristes con una canción alegre. Y así mismo es para los niños/as. La música suave los ayuda a calmarlos, mientras que la música creativa los ayuda a estimularlos/activarlos.

Salud—La música puede tener un impacto poderoso en la salud. La música ayuda a restaurar las respiraciones, las cuales nos calman físicamente y nos ayuda con la presión arterial y los latidos cardíacos. La música también tiene el efecto de aliviar el dolor y promover la mejora física.

vía EFECTOS DE LA MÚSICA EN EL CEREBRO INFANTIL | Ontinyent psyco-logo.

Tu hijo no aprende si la emoción no existe

Has escuchado el dicho de que a las mujeres nada se les olvida? Aunque suene chistoso y hasta extremo, algo tiene de cierto. Como mujeres —no quiere decir que los hombres no lo hagan— somos más propensas a sentir y expresar emociones. Incluso la ciencia confirma que cuando un acontecimiento o información está entrelazado con una emoción poderosa, somos muchos más propensos a recordar tal hecho.

Aunque estas revelaciones no son nuevas, lo que sí lo es son los estudios de Francisco Mora en el entorno de la Neuroeducación, misma que propone que nuestro aprendizaje viene de la mano de una emoción poderosa o, en palabras de él, en realidad solo se puede aprender lo que se ama.

Esta información es importante ya que tiene el potencial de cambiar la forma en que nuestros hijos aprenden en la escuela, ya que como Mora nos dice: “la neurociencia cognitiva ya nos indica, a través del estudio de la actividad de las diferentes áreas del cerebro y sus funciones, que solo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que llama la atención y genera emoción, aquello que es diferente y sobresale de la monotonía.”

De acuerdo a este planteamiento, una de las emociones más importantes para el aprendizaje es sentir alegría. Con esto en mente, aquí te propongo algunas ideas para que tu hogar sea un lugar en donde tus hijos pueden aprender de una forma más productiva y significativa.

1. Haz que tus hijos jueguen mucho

Si la forma en que nuestros niños aprenden mejor es experimentando alegría, lo ideal será dejarlos jugar y que usen su imaginación. Es importante precisar que cuando digo dejarlos jugar, no me refiero a videojuegos, a que vean una película o la televisión. Hay que fomentar que jueguen con juguetes, que dibujen o que usen su imaginación en cualquier otra actividad. Que su creatividad no tenga límites, ya que como afirma Francisco Mora: “los niños hoy aprenden, desde muy pronto, conceptos abstractos en habitaciones con ventanales sin mucha luz o luz artificial, con el rigor y la seriedad de maestros que se alejan de aquel juego primitivo que generaba aprender y memorizar de lo sensorial directo, con alegría, base de la atención y el despertar de la curiosidad.”

En ese sentido te invito a leer: ¿En dónde está tu mente cuando juegas con tus hijos?

2. Tu actitud cambia todo

Si la alegría es necesaria, es importante que juegues con tu hijo precisamente así: alegre. Intenta recordar cómo era ser niña, la curiosidad, la emoción, la inocencia y la sed por saber y conocer más del mundo. Invítalo a jugar contigo, y ante todo ríe mucho, que el reconozca que la felicidad es plena cuando uno deja su niño interior libre.

Seguro te interesará este vídeo: La máquina que te conecta con tu niño interior

3. Exploren juntos

Despierta su curiosidad investigando juntos, solo necesitas tomarte el tiempo de conocer sus intereses. Si sabes que le gustan los animales de la jungla, organiza un viaje al zoológico o si le gustan los peces un viaje al acuario. Busca oportunidades para que juntos aprendan cosas y conozcan lugares nuevos. Te aseguro que recordará estas excursiones, lo que aprendió en ellas y, sobre todo, lo que sintió al estar contigo.

Utiliza esta información para que tu hijo aprenda de forma más productiva y sobre todo, ¡de la forma más feliz! Deja que la alegría llene tu hogar y que como consecuencia, se convierta en un lugar de aprendizaje.

vía Tu hijo no aprende si la emoción no existe.

Inside Out: Pixar explica por qué la tristeza es útil | Ciencia | EL PAÍS

En Del revés (Inside Out), la última película de Pixar, los estudios de animación de Disney, Riley, una niña de 11 años, también vive una experiencia de pérdida a la que se debe sobreponer. Su padre recibe una oferta de trabajo que obligará a toda la familia a trasladarse a miles de kilómetros del lugar en el que ha crecido, donde tiene a sus amigos y todo lo que quiere. La novedad de este largometraje consiste en que, en esta ocasión, los responsables del filme dejan a la vista todos los mecanismos emocionales que cimientan cualquier historia y además han tratado de que ese escáner cinematográfico tenga base científica.

En la cabeza de Riley, cinco emociones —Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco— forman un consejo de administración que va tomando decisiones con las que la niña se enfrenta a su vida. Para ser fiel en la medida de lo posible a lo que la ciencia ha averiguado sobre las emociones, el director, Pete Docter, reclamó la colaboración de dos científicos de la Universidad de California que trabajan cerca de la sede de Pixar en Emeryville, California. Dacher Keltner, de Berkeley y Paul Ekman, de San Francisco, ofrecieron una sabiduría que no siempre fue posible incluir en las necesidades narrativas de Docter. Los propios asesores mencionan que hay algunos aspectos en los que el guión se impuso a lo que conoce la ciencia. Hay muchas más de cinco emociones, pero habría sido imposible contar una historia con tantos personajes.

Algunos psicólogos consideran que la tristeza ofrece ventajas evolutivas como la ira o el miedo

Entre las cosas que sí se ajustan a la realidad, está el valor de las emociones como elementos que organizan el pensamiento racional. Investigadores como Antonio Damasio, de la Universidad del Sur de California, han estudiado a personas con daños cerebrales que les impiden sentir emociones. Uno de los puntos en común de estos individuos era que, pese a ser capaces de analizar una situación y explicar lo que debían hacer para afrontarla, eran incapaces de tomar decisiones. En Del revés (Inside Out), el papel de las emociones en la toma de decisiones aparece bien representado, aunque algunos científicos han echado de menos algún representante del razonamiento lógico, otro de los actores en la toma de decisiones.

La memoria también es protagonista en la película de Pixar y la forma de representarla ha tenido críticas y alabanzas desde el punto de vista científico. Entre los defectos que se han señalado se encuentra la idea de que se puede entender que los recuerdos son una especie de archivos que se recuperan y reproducen como un vídeo, siempre igual. Numerosos estudios, como los liderados por Elisabeth Loftus, de la Universidad de California en Irvine, han demostrado que la memoria es una herramienta poco fiable, que incluso se puede manipular y en la que se pueden insertar recuerdos de cosas que nunca sucedieron.

En Del revés (Inside Out), no obstante, sí se muestra el modo en que las emociones modifican las memorias, y se muestra a través de un personaje fundamental de la película: Tristeza. Cuando esta emoción protagonizada por una niña azul, a la que la carismática alegría tiene que arrastrar de un lado a otro como una carga, toca los recuerdos, estos se vuelven azules y más tristes. Linda Levine, colega de Loftus en Irvine, ha descubierto que cuando a una persona se le pide que recuerde algo en un momento en el que se siente avergonzado o irascible, esas emociones harán que el recuerdo se manifieste con más cualidades vergonzosas o que muevan a la ira. Los recuerdos son una recreación de lo vivido con un importante aderezo emocional.

Además de convertir recuerdos alegres en tristes, la tristeza como emoción desempeña otras funciones útiles para el ser humano y así se refleja en la película. El psicólogo australiano Joseph Forgas considera que, pese a que históricamente se ha considerado una emoción que se debe evitar, la presencia de la tristeza en nuestro bagaje emocional indica que debe ofrecer alguna ventaja evolutiva; igual que el miedo nos ayuda a huir del peligro, la ira nos incita a luchar y el disgusto nos hace rechazar cosas que nos podrían hacer daño.

Existen más emociones que las representadas en la película, pero habrían complicado la historia

En un artículo publicado en The New York Times, Keltner y Ekman mencionaban que no les gustaba demasiado la idea de que el personaje de tristeza pareciese solo una carga para la protagonista. Los investigadores mencionan que, en realidad, hay estudios que relacionan la tristeza con una mayor activación fisiológica que despierta al cuerpo para que la persona responda después de una pérdida. “La gente que es más feliz estará algunas veces menos motivada para actuar que una persona que se siente triste y tendrá más motivos para hacer cosas que cambien una situación que no le agrada”, coincide Forgas. Además, el científico australiano menciona estudios que han mostrado que un estado de ánimo más triste está relacionado con una mayor capacidad para memorizar y que se realizan más juicios erróneos cuando se está alegre.

El origen de Del revés (Inside Out) se encuentra en la experiencia del propio director. Docter también tenía una hija de la edad de Riley que al acercarse la adolescencia comenzó a tener un estado de ánimo más triste. El aprendizaje de aquellos años y el que han aportado los científicos se refleja en una película que llama a asumir todas las emociones, también la tristeza, que es necesaria para afrontar las pérdidas, colocarlas en el lugar adecuado de nuestra experiencia y seguir creciendo hasta ser unos adultos más o menos felices o, incluso, los reyes de la selva.

vía Inside Out: Pixar explica por qué la tristeza es útil | Ciencia | EL PAÍS.

javascript:void(0)

4 herramientas para alcanzar la felicidad, según la neurociencia

De acuerdo al Dr. Alex Korb, postdoctorado en neurociencia de la Universidad de California (UCLA), existen 4 claves que generan una “espiral ascendente”  que inducen a que nos sintamos más felices y satisfechos con nuestras vidas; todo lo cual se encuentra respaldado por una interesante serie de estudios en el campo de la neurociencia.

A continuación, revisaremos esta claves una a una. Ponga atención:

1. Hacernos esta pregunta clave frecuentemente:

En ocasiones, sin poder evitarlo, nos sentimos culpables o avergonzados. Muchas veces, contrario a lo que podríamos suponer, esto ocurre porque la culpa y la vergüenza activan el centro de la recompensa del cerebro.

En palabras del doctor Korb: “A pesar de sus diferencias, el orgullo, la vergüenza y la culpa activan los mismos circuitos neuronales, incluyendo la corteza prefrontal dorsomedial, la amígdala, la ínsula y el núcleo accumbens. Esto explica por qué somos tan dados a cargarnos con culpa y vergüenza: se activa el centro de la recompensa del cerebro. Y además, nos preocupamos mucho también. ¿Por qué? En el corto plazo, la preocupación hace que el cerebro se sienta un poco mejor (al menos hacemos algo con nuestros problemas).

En efecto, la preocupación puede ayudar a calmar al sistema límbico (que es el encargado de dar la respuesta emocional a las cosas que nos ocurren), al aumentar la actividad en la corteza media prefrontal, y al disminuir la actividad en la amígdala. Esto puede parecer contraintuitivo, pero nos muestra que si sentimos ansiedad, el hacer algo al respecto aunque sea preocuparnos es mejor que hacer nada.”

El problema es que andar todo el día preocupados, avergonzados o sintiéndonos culpables, difícilmente encaja con sentirnos felices, ni ayuda a resolver creativamente los problemas que nos aquejan. Más bien al revés, puede conducir a estados depresivos y la parálisis. ¿Qué nos sugiere la neurociencia para combatir esta tendencia? Sugiere hacernos frecuentemente la siguiente pregunta: 

– “¿De qué estoy agradecido?”

¿De qué sirve? Sucede que la búsqueda de razones para sentirnos bien con nuestra vida, nos ayuda a elevar los niveles de dopamina en el cerebro. Pero no sólo eso. Sino que también eleva los niveles de serotonina. La dopamina es un neurotransmisor asociado al refuerzo y la motivación a través del placer, y la serotonina está asociada a la inhibición de la ira, la regulación del sueño y del apetito, y también a la sensación de placer y tranquilidad después del orgasmo.

Y aún si no hay mucho de qué estar agradecido, lo que importa es la búsqueda, pues al tratarse de una forma de inteligencia emocional, con el mero hecho de practicarla, se produce un incremento en la densidad neuronal en las áreas asociadas, lo que hace más eficiente el proceso. En otras palabras, mientras más veces pensamos en qué estar agradecidos, más fácil es encontrarlo y sentirse mejor.

Y no sólo eso: al dar las gracias, se produce un retroalimentación sumamente positiva con quienes nos rodean, por lo tanto es una doble ventaja, tanto para nosotros, como para los demás.

Una advertencia: Sonya Lyubomirsky, una de las más reconocidas científicas en el campo de la psicología positiva, advierte que esta práctica, si bien muy positiva, debe usarse con moderación: obligarse demasiado frecuentemente a listar las cosas de las que estamos agradecidos, o exigirse listar un número demasiado alto de ellas, puede volverse abrumador y hacernos sentir que no tenemos suficiente de qué estar agradecidos, volviéndose en nuestra contra.

2. Darle nombre a los sentimientos negativos:

Según el estudio “Putting Feelings into Words” (Dándole nombre a las emociones), cuando se siente una emoción, se activa la zona llamada amígdala en el cerebro. Sin embargo, cuando esta emoción se nombra, se activa la corteza ventrolateral prefrontal, y se reduce la reacción de la amígdala. Por lo tanto, darle nombres, reconocer nuestras emociones, reducen su impacto.

En cambio, reprimirlas, no es la mejor idea que uno puede tener. Según los estudios de K.Ochsner, de J.Grossmuchos otros, al reprimir una emoción, esta tiende a reaparecer, porque su resurgimiento es un mecanismo de alivio de la presión emocional por parte del cerebro.

Por lo tanto, una buena forma de enfrentar esas emociones negativas, es reconocerlas. Y aún más, asociarlas a abstracciones, a símbolos. Por ejemplo, a través de la meditación.

Si quieres saber más al respecto, este otro artículo, ya exploramos a fondo cómo gestionar mejor nuestras emociones.

3. Tomar decisiones:

Al tomar una decisión, se activa nuestra corteza prefrontal y se reducen la preocupación y la ansiedad. Además, al hacerlo, se contribuye a encontrar soluciones a nuestros problemas, y nuestro sistema límbico se calma.

Pero, ¿qué tipo de decisiones debemos tomar? No es necesario que tomemos una decisión “perfecta”. Basta con que tomemos una decisión que consideremos “suficientemente buena”, pues con ello ya se libera el estrés al que se somete la corteza prefrontal en su búsqueda de soluciones.

¿Y en ese sentido, por qué es bueno tomar decisiones? Porque, aparentemente, aunque las cosas buenas ocurran “porque sí”, para el cerebro es más satisfactorio que haya una decisión voluntaria entre medio. Y esto se debe a que al hacerlo, se produce mayor liberación de dopamina en nuestro cerebro, que si no hubiera ninguna decisión.

Por lo tanto, como conclusión, desde este punto de vista, es mejor tomar decisiones sobre lo que hacemos, y no dejar que las cosas simplemente “ocurran”.

4. Tocar a las personas. Onda, literamente.

El rechazo produce dolor. No, no sólo dolor emocional. El rechazo activa los mismos circuitos neuronales que el dolor físico, específicamente una zona llamada corteza cingulada anterior. Por lo tanto, en varios aspectos, para el cerebro no hay demasiada diferencia entre una pierna quebrada… y un corazón roto. Hay un parentesco a nivel neuronal entre ambos sufrimientos. Como vemos, para el cerebro es importante relacionarse con otros.

Pues bien, resulta que una de las mejores formas de liberar oxitocina (que está relacionada con el parto, la lactancia, el orgasmo y con la construcción de relaciones de confianza y generosidad), es a través del tacto. Sí, de tocar al otro. No se trata de andar “toqueteando” a todo el mundo, pero basta con un apretón de manos o un palmoteo en el hombro, para liberar la respuesta. Y se trata de una respuesta placentera, que incluso disminuye la sensación de dolor físico.

¡Y mejor aún si se trata de abrazos! Resulta que recibir un abrazo de 20 segundos, mejora nuestra condición cardíaca y nuestra sensación de felicidad en general. ¡Y todavía más si son varios al dia!

O por último, pueden darse un masaje. Eleva la serotonina, disminuye el estrés y eleva los niveles de dopamina, y asimismo, libera oxitocina y endorfinas. ¡Es buenísimo!

La espiral ascendente

En resumen, entonces, debemos preguntarnos de qué estamos agradecidos, reconocer nuestras emociones negativas, tomar decisiones y abrazarnos o tocar a nuestros seres queridos con cariño.

Aquí llegamos a la espiral ascendente. De acuerdo al investigador Alex Korb de la UCLA, esta consiste en que al ser agradecidos, inducimos una respuesta neuronal que nos permite descansar y dormir mejor. El sueño reduce el dolor, y esto mejora nuestro estado de ánimo, lo que a su vez reduce la ansiedad y podemos enfocarnos y planificar mejor. Esto, claro, nos ayuda a tomar decisiones, lo cual reduce nuestra ansiedad y nos hace disfrutar más nuestra vida. Y eso, nos da más cosas por las que estar agradecidos.

vía 4 herramientas para alcanzar la felicidad, según la neurociencia.

No etiquetes a tus hijos – Psicología para niños

A muchos papás les preocupa que sus hijos sean etiquetados en el colegio, o por algún miembro de la familia, incluso. Sin embargo, algunos de ellos no son conscientes de que muchas veces son ellos mismos quienes dan inicio con este mal hábito. ¡Así es!, por difícil que parezca las etiquetas pueden empezar en casa.

Piensa en la cantidad de veces que has etiquetado a tu hijo. Ahora respóndete esta pregunta: ¿cómo crees que va a responder? ¡Justo de la manera en la que lo etiquetas! Evita etiquetarlo y motívalo a que construya una mejor imagen de sí mismo.

No etiquetes a tus hijos - Psicología para niños

Cambia las etiqueta por frases positivas:

Creo que lo puedes hacer más rápido

Esta vez lo hiciste mejor que la pasada

Cada vez te vuelves mejor

Me gusta ver cómo te esfuerzas

Cada día te vuelves más hábil

¡Qué fuerte eres, mira qué fácil cargas tu mochila!

Cada día eres más responsable

Me gusta cómo haces esto

Sé que puedo confiar en ti

Este tipo de frases sí lo mantendrán motivado a mejorar; de lo contrario, como para qué se esfuerza si ya está etiquetado como “el que nunca…” o “el que siempre…”.

Antes de cambiar las etiquetas por frases positivas, date un día de preparación: escribe las etiquetas que le das a tu hijo y a partir del día siguiente, cámbialas. ¡No más etiquetas!

vía No etiquetes a tus hijos – Psicología para niños.

EL BLOG DE MANU VELASCO: ESCUELA TRADICIONAL VS ESCUELA QUE ESTÁ LLEGANDO

Lo que hoy en día conocemos como escuela tradicional está cambiando o debería hacerlo para dar paso a una nueva escuela, más creativa, más innovadora, más dinámica y más viva. Una escuela en la que no sea tan importante “lo que sabes” y en la que sea realmente importante “lo que puedes hacer con lo que sabes”.

Una de los principales problemas de la escuela tradicional es la manera en la que se enseñan los contenidos. Esta enseñanza consiste en un proceso rutinario de transmisión de información de una cabeza a otras cabezas. De esta manera los alumnos aprenden a superar exámenes, pero sin motivación por aprender y faltos de capacidades esenciales para el siglo XXI.

EL BLOG DE MANU VELASCO: ESCUELA TRADICIONAL VS ESCUELA QUE ESTÁ LLEGANDO

En la escuela tradicional el aprendizaje es pasivo. Los alumnos escuchan lecciones magistrales, consumen trocitos de conocimiento que, a menudo, no tienen relación alguna. Una vez realizada esta primera fase deben recordar esos trocitos de conocimiento que han consumido para trasladarlos a los exámenes o trabajos. ¿Echáis algo en falta? Sería interesante que aplicaran los conocimientos que han consumido generado en un contexto real para que entendieran lo que están aprendiendo, ¿no os parece? Sencillo, pero no hacerlo provoca un serio problema: la mayoría de los alumnos al pasar el examen no recuerdan absolutamente nada de lo que se les pidió que memorizasen, lo que conlleva que estén mal preparados para la siguiente fase de su educación y para la vida misma.

El objetivo principal no debería ser la adquisición de conocimiento y sí desarrollar una serie de habilidades mediante diferentes procesos como la resolución de un problema, la creación de un producto, la generación de un nuevo entendimiento, la realización de un proyecto emprendedor, etc.

La escuela tradicional hace que los alumnos sean consumidores, mientras que la escuela que está llegando hace que los alumnos sean creadores. Aquí está la gran diferencia. El resto de reflexiones las podéis ver comtempladas en la infografía. En ella comparo diferentes puntos claves que podemos encontrar en las escuelas tradicionales y en las escuelas que están llegando.

vía EL BLOG DE MANU VELASCO: ESCUELA TRADICIONAL VS ESCUELA QUE ESTÁ LLEGANDO.