Blog

7 Trucos altamente efectivos para emocionar a tus alumnos. ¡La número #7 es infalible!

Emocionar. Se puede y se debe enseñar emocionando. Cada vez tengo más claro que como docente debes encontrar un equilibrio entre lo que enseñas desde la inteligencia intelectual y lo que enseñas desde la inteligencia emocional. No es suficiente con transmitir conocimientos. También es preciso enseñar con emoción y desde la emoción. ¿Cómo? Aquí tienes algunos trucos realmente efectivos para emocionar a tus alumnos.

7 Trucos altamente efectivos para emocionar a tus alumnos. ¡La número #7 es infalible!

1. Recuerdo. Recordar para aprender. Recordar para emocionar. A lo largo del curso aprovecha algunos momentos de una sesión lectiva para recordar, para rememorar algunos episodios que tanto para el grupo como para ti hayan sido importantes, hayan tenido un valor emocional. Como docente, te empeñas en que tus alumnos no olviden tus contenidos. Haz lo mismo con vuestros recuerdos. Son una excelente herramienta para la cohesión de grupo, para arrancar una sonrisa, para ganar en complicidad. Aquí van algunos ejemplos:

  • El primer día de clase.
  • La primera salida de curso.
  • Un aniversario.
  • Algún conflicto resuelto satisfactoriamente.

2. Anécdota. A diferencia del recuerdo, la anécdota tiene una carga menos emocional, pero es tremendamente útil para congeniar con tus alumnos. Sírvete de una anécdota que esté asociada a un momento mágico, que esté asociada al humor, a la risa, a la carcajada. Son momentos muy efectivos desde el punto de vista emocional porque puedes acudir de forma recurrente a ellos en distintos momentos en los que el grupo no responde de la manera que te gustaría. Con la anécdota te reirás con ellos, no de ellos. Aquí van algunos ejemplos:

  • Una respuesta graciosa de un alumno.
  • Un lapsus linguae.
  • Un tropezón.
  • Un regalo sorpresa.

3. Imagen. Sírvete de imágenes para emocionar. Para ello lo mejor es asociar una imagen a una frase o lema. Puedes usar la pizarra digital para proyectarla. En este caso te recomiendo que intentes crear expectativas, es decir, puedes decir el día anterior que mañana les tienes preparado algo muy especial, algo que les va a encantar. Para emocionar hay momentos en los que previamente hay que crear expectativas. De esta forma la predisposición para que el mensaje llegue a tus alumnos es mucho más efectiva.

4. Confesión. Siempre he defendido la teatralización como la forma más efectiva y directa de llegar al corazón de tus alumnos. La teatralización, la dramatización tiene una gran efectividad porque transforma una clase aparentemente aburrida en un auténtico espectáculo. El truco de la confesión consiste en ponerte delante de tus alumnos con un papel en la mano. Incluso puedes aprovechar y subirte a una silla. Esta actuación es para dar a conocer a tus alumnos que lo que va a pasar está fuera de toda rutina. Con el papel en la mano y encima de la silla, conseguirás captar por completo la atención de tus alumnos. Ahora empieza el espectáculo. Ahora ya estás en plena predisposición para emocionarles. ¿Cómo? Pues de la forma más fácil que conozco. Confesándoles lo mucho que te importan, lo bien que te sientes con ellos, lo mucho que has aprendido a su lado. Sé breve, directo, conciso, usa un lenguaje muy cercano a ellos e intenta que no supere los dos minutos. Cuando hayas acabado, pliega el papel, guárdalo en un bolsillo, levanta la cabeza y mantente en silencio esperando la reacción de tus alumnos. En ese momento habrás creado magia, emoción. Habrás conseguido ganarte a tus alumnos y tu actuación será lo que recordarán de ti para siempre. ¿Miedo al ridículo? No hay ridículo cuando lo que transmites es verdadero y sentido.

5. Dinámica. Soy un enamorado de las dinámicas de grupo. Aquí te propongo una muy sencilla. Coloca a tus alumnos formando un círculo con las mesas. Deben colocarse de forma aleatoria. A continuación, dales un papel. En ese papel deben escribir una cualidad positiva o una declaración de amistad del compañero que tienen a su izquierda. Empiezas tú leyéndola. Para ello te pondrás de pie y la leerás en voz alta y mirando al alumno. Cuando la hayas leído, le abrazarás o le chocarás la mano. Se seguirá el mismo procedimiento con el resto de alumnos. Al finalizar la rueda, todos debéis entrar dentro del círculo de mesas y os abrazaréis todos entre todos u os chocaréis las manos. He realizado esta práctica varias veces y en todas se ha producido un momento realmente emocionante, mágico. Os aseguro que algunos alumnos acabarán llorando. Cuidado con las emociones. Para muchos de tus alumnos se convertirá en un momento inolvidable.

6. Regalo. Regalar para agradecer. Regalar para recordar. Regalar para enamorar. Regalar para emocionar. Regala algo a tus alumnos e intenta que sea lo más personalizado posible y hecho por ti mismo. El regalo tiene un altísimo valor para un alumno y una fuerte carga emocional. Sírvete de este truco para crear momentos especiales, para que tu paso por aquel grupo tenga una materialización para tus alumnos. Yo lo llamo emociones materiales.

7. Vídeo. He dejado este último truco para el final porque es el más efectivo. Durante el curso realizo muchas fotos y vídeos de mis alumnos con el móvil con una finalidad muy clara. Crear un vídeo al final de curso donde recojo todos estos momentos. A las imágenes y vídeos les añado una canción pegadiza o que para muchos de los alumnos tiene una fuerte carga emocional. Utilízalo para los últimos días de cada evaluación y, sobre todo, a final de curso. Luego puedes compartirlo y que se lo queden como recuerdo. Para este truco utilizo la aplicación iMovie para iphone y para ipad. Es una auténtica maravilla y en pocos minutos puedes hacer unos vídeos asombrosos. No hay nada que emocione más a las personas que ver su imagen y asociarla a un recuerdo a través de una canción con un significado especial.

Se puede y se debe enseñar emocionando.

vía 7 Trucos altamente efectivos para emocionar a tus alumnos. ¡La número #7 es infalible!.

6 Formas de motivar y mostrar agradecimiento a tus alumnos en clase. » Pedagogía Blanca

Hay muchas formas de mostrar agradecimiento a nuestros alumnos. Pasan muchas horas al día con nosotros y, para fortalecer el vínculo y la relación que nos une, una de las mejores formas y mejores ejemplos que podemos dar es mostrar agradecimiento por todo lo bueno que sí hacen.

Seamos honestos, pasar largas jornadas en clase puede ser agotador para todos, para los niños y los maestros, así que intentemos cuidarnos emocionalmente entre todos.

6 formas de mostrar nuestro agradecimiento a nuestros alumnos (y de paso motivarles ya que el agradecimiento, el cariño y el reconocimiento son grandes motivadores):

Compartir un ejemplo concreto de algo que hicieron por ti o por algún compañero, explicando además la diferencia que supuso que lo hicieran (o hiciera si hablamos de un alumno concreto).

Hacer algo pequeño pero previamente pensado para ellos, para ese grupo único y especial que tienes este año. ¿Qué pequeño detalle haría que estuvieran contentos y que sintieran el aprecio por alguna cosa buena que hicieron? Podrían ser cosas como proponerles hacer algo que sabes que les encanta (poder poner música mientras realizan una tarea, hacer un debate, una salida fuera del centro…).

Darles un abrazo (o simplemente hacer que sonrían.)

Decirles que estás allí si necesitan hablar de algo y hacerles saber que cuentan contigo.

Ofrecer tu ayuda para completar algo que sabes que a algún alumno le cuesta o que le aburre mucho.

Destacar y hacer cumplidos sobre los talentos, habilidades y capacidades que cada uno tiene.

Hagamos que se sientan valiosos.

Azucena Caballero

PS: cualquiera de estos consejos sirven también con nuestros hijos

vía 6 Formas de motivar y mostrar agradecimiento a tus alumnos en clase. » Pedagogía Blanca.

Mi hija, mi cáncer y yo – 4 de mayo día de la madre | Psicooncología para Pacientes

Mi hija, mi cáncer y yo - 4 de mayo día de la madre | Psicooncología para Pacientes

Cuando me diagnosticaron mi hija tenía 2 años.

Lo primero en lo que pensé fue, ¿qué será de mi hija, puede ella también enfermar? ¿Cómo le va afectar mi enfermedad a ella psicológicamente, cómo se lo explico? ¿Qué se le dice a una niña tan pequeña? Eran un montón de preguntas las que me asaltaban la cabeza.

Les conté lo que pasaba a la guardería y me aconsejaron que le diera la información según lo que ella preguntara, intentar contarle más era sobredosis  para esa cabecita tan pequeña.

Como fui contando en el blog he pasado fases de todo, miedo de decirle las cosas, echarla mucho de menos cuando me operaban, culpable por no poder cuidarla, triste cuando quería jugar y no podía ni moverme.

La verdad es que he aprendido mucho de ella y mi relación madre-hija ha cambiado.  Ahora disfruto de todos los momentos a su lado. He aprendido que lo importante no es pasar mucho tiempo mientras vas recogiendo la ropa o haciendo la cena. O en mi caso los días que estaba solo medio bien y ella estaba cansada, yo más y no teníamos paciencia la una con la otra. Este fue uno de mis errores, además era la pescadilla que ser muerde la cola porque yo quería pasar tiempo con ella, pero no tenía fuerzas suficientes, así que ella se enfadaba y yo me sentía culpable porque se portara mal.

Más de una vez me sentía fatal por no poder atenderla (como yo quería) y pensaba que si hubiera estado sola (me refiero sin marido e hija), todo habría sido mas fácil, ya que lo que más me ha hecho llorar sin duda ha sido mi chiquitina. Por otro lado cuando lo pienso friamente se que ella era la razón por la que me esforzaba e intentaba sacar fuerzas cuando no las tenía, y si no la hubiera tenido estaría muy triste por no ser madre hasta dentro de 5 años.

Deje de sentirme culpable, cuando en lugar de empeñarme en pasar mucho tiempo a su lado, dejaba que la cuidaran y el rato que pasaba con ella aunque fuera poco yo estaba realmente bien.

El pelo fue una de las cosas a las que le dí muchas vueltas, pero que luego mi hija lo vivió con tanta naturalidad que dejo de importarme en cuanto ella me vió. Llevaba el pelo largo y me corté media melena con flequillo para buscar una peluca más corta y manejable y después cuando se empezó a caer me lo rapé. Bueno, pues para mi hija pase de ser Pocahontas, a Dora la exploradora y después Caillou. Y ahora que me ha salido súper rizado y por la mañana lo tengo “afro”, le encanta revolverlo y cantarme la canción de “afro circus” de la película Madagascar 3.

Mis planes antes del cáncer era tener mas hijos, hasta 3 me atrevía, me encantan las familias numerosas y yo quiero tanto a mi hermano que para mi era importante que no fuera hija única. Pero esta lección de vida que es el pasar por un cáncer con 32 años te hace ver que las cosas que pasan no se eligen y no se pueden evitar, solo puedes elegir como vivirlas y si vas a dejar que tus problemas sean los protagonistas o eliges ser TU la actriz principal.

Mi experiencia es que lo mejor es contarlo con naturalidad, no esconderte y dejar que toque tu cabeza calvita o tus cicatrices de las operaciones, ellos lo viven sin gravedad y a ti te dan otra visión sin drama de una situación dura. Mi consejo es dejar que ellos contagien con su inocencia nuestra forma de afrontar problemas.

Nieves

Enfermera y afectada de cáncer de mama

vía Mi hija, mi cáncer y yo – 4 de mayo día de la madre | Psicooncología para Pacientes.

RELAJACIÓN PROFUNDA PARA NIÑOS | Escuelas Despiertas

La relajación profunda es una ocasión maravillosa para permitir que nuestro cuerpo descanse. Cuando nuestro cuerpo está en calma y relajado nuestra mente también estará calmada y llena de paz. La práctica de la Relajación profunda es muy importante para cuidar de nuestro cuerpo y nuestra mente. Tenemos que intentar practicarla a menudo. Puedes practicarla cualquier momento del día, quizás por cinco o diez minutos antes de irte a dormir, al levantarte por la mañana para comenzar bien el día, o incluso en algún descanso que tengas durante el día. Lo más importante es disfrutar cuando lo hagas.

Túmbate boca arriba y ponte cómodo. Cierra los ojos, deja que tus brazos descansen suavemente a lo largo de tu cuerpo y deja que tus piernas y tus pies se relajen.

Sabias que eres un milagro? Todo tu cuerpo es un milagro, desde el pelo en tu cabeza hasta los dedos de tus pies.

Empezamos inspirando y espirando. Cuando inspiramos sentimos cómo nuestro vientre sube. Cuando espiramos sentimos cómo nuestro vientre baja. Nuestra respiración fluye cómo las olas del mar un día tranquilo. Por algunas respiraciones, date cuenta del subir y el bajar de tu vientre.

Inspira y espira y date cuenta de tu cuerpo tumbado, siente todas las áreas de tu cuerpo que están en contacto con el suelo. Tus talones, la parte posterior de tus piernas, tus nalgas, la espalda, la parte de detrás de tu cabeza, los codos y los brazos. Con cada espiración siente como te relajas más profundamente, soltando todas las tensiones del día, todas las preocupaciones, todos los enfados, todos los miedos y proyectos para el futuro. Siente el cuerpo de tu peso que se relaja más y más.

Inspirando siento mis dos manos, espirando relajo completamente todos los músculos y huesos de mis manos. Inspirando siento lo afortunado que soy por tener dos manos, espirando sonrío con gratitud a mis dos manos. Mis dos manos son preciosas. Con mis manos puedo escribir, puedo tocar la corteza de los árboles, puedo cocinar, puedo acariciar a un gato, puedo montar en bicicleta, dar la mano a alguien, y muchas otras cosas.

Espirando abro mi mano y la estiro, espirando las relajo. Mis manos son dos buenas amigas, siempre dispuestas a ayudarme.

Inspirando, siento mis dos brazos, espirando permito que mis brazos se relajen completamente. Inspirando, me alegro de tener dos brazos fuertes y sanos; espirando suelto y relajo cualquier músculo tenso y siento alegría y calma en todas las células de mis brazos. Puedo utilizar mis brazos para abrazar a alguien querido, para nadar, para jugar voleibol, a baloncesto… Ahora tengo una oportunidad de decirle a mis brazos: GRACIAS! Gracias por estar ahí para mí’.

Inspirando estiro bien mis brazos. Espirando dejo descansar a mis brazos completamente relajados. Inspirando, siento alegría y sonrío a mis brazos.

Inspirando, tomo consciencia de mis hombros, espirando, dejo que mis hombros descansen su peso en el suelo. Inspirando envío mi cariño a mis hombros y respirando sonrío y les doy las gracias. Doy gracias a mis hombros por su fortaleza y por ayudarme a cargar con mochilas y otras cosas. Dejo que mis hombros se relajen y se liberen de todo el peso acumulado.

Inspirando, siento mis pies y los dedos de mis pies. Espirando relajo mis pies. Me siento con suerte de tener dos pies. Inspirando siento mis piernas. Espirando disfruto de tener dos piernas que me permiten andar, bailar, correr, nadar, montar en bicicleta y tantas cosas más. Durante mi vida ya he recorrido miles de kilómetros con mis piernas. Es maravilloso tener dos piernas.

Inspiro y estiro mis piernas, espirando dejo que mis piernas se relajen. Mis piernas son un milagro y están ahí siempre disponibles para mí.

Inspirando siento mis dos ojos. Espirando, sonrío a mis dos ojos. Inspirando permito que todos los músculos alrededor de mis ojos se relajen. Espirando envío a mis dos ojos mi cariño y mi deseo de que estén bien. Mis dos ojos son realmente un milagro. Con mis ojos puedo ver, puedo verme a mí, puedo ver a los demás, puedo ver como vuelan los pájaros, puedo ver las estrellas, puedo ver la luna, puedo leer, escribir o ver una película en el cine. Cuando estoy triste mis ojos me ofrecen sus lágrimas que me ayudan a expresar mi tristeza y transformarla. Hay quien dice que las lagrimas que lloramos ayer, hoy se han convertido en lluvia en alguna parte del mundo. Mis ojos permiten enseñar al mundo lo que hay dentro de mí, dicen que los ojos son el espejo del alma.

Inspirando, aprieto mis los músculos alrededor de mis ojos fuertemente. Espirando los suelto y dejo que mis ojos se relajen. Gracias queridos ojos por estar ahí, gracias por permitirme ver la belleza a mi alrededor.

Inspirando siento como mis pulmones se hacen grandes. Espirando siento como se vacían de aire. Inspirando, me alegro de tener dos pulmones en buen estado. Espirando, les sonrío con gratitud y amabilidad. Mis pulmones son increíbles. Me ayudan a respirar día y noche, incluso cuando duermo. Me aportan el oxigeno que necesita mi cuerpo y todas mis células. Me dan el aire que necesito para hablar, para cantar, gritar, para susurrar y para reír. Cuando nací’ la primera cosa que hice fue respirar profundamente. Y desde entonces mis pulmones han estado ahí para mi, trabajando cada minuto, cada día. Inspiro profundamente y dejo que mis pulmones se llenen de aire, espiro y les permito relajarse. Gracias pulmones por estar ahí.

Inspirando me doy cuenta de que mi corazón esta latiendo en la parte izquierda de mi pecho. Espirando disfruto de mi corazón, le doy gracias y dejo que descanse. Con mi respiración, envío mi amor a mi corazón. Con mi espiración, sonrío a mi corazón. Mi corazón me mantiene vivo y está ahí siempre disponible para mi, cada minuto, cada día. Nunca se toma unas vacaciones. Mi corazón ha estado latiendo desde que tenía tan solo cuatro semanas dentro del vientre de mi madre. Es un órgano maravilloso que me permite hacer todo a lo largo del día. Inspirando, sé que mi corazón me entrega mucho cariño y amor, todos los días. Espirando, prometo vivir de tal forma que pueda ayudar a mi corazón a estar sano y fuerte.

Con cada exhalación, siento como mi corazón se relaja cada vez mas y siento cada célula en mi corazón sonriendo con alegría y tranquilidad.

Inspirando siento mi vientre, espirando dejo que mi vientre se relaje. Inspirando sonrío a mi estómago, espirando le doy gracias. Mi estómago también trabaja todos los días digiriendo la comida y dándome energía. Ahora dejo que descanse totalmente.

Inspirando siento mi vientre ligero y contento. Espirando siento gratitud hacia mi estómago que siempre está’ ahí para mí.

Ahora llevo mi concentración a un lugar en mi cuerpo que pueda estar enfermo o que tenga dolor. Me tomo tiempo para ser consciente de él y enviarle mi amor y energía de sanación. Inspirando permito que esta zona de mi cuerpo descanse y espirando sonrío con cariño a esta zona. Sé que hay otras partes de mi cuerpo que todavía están fuertes y sanas. Dejo que estas partes fuertes de mi cuerpo envíen energía a la parte que esta dolorida o enferma. Siento la energía y la fortaleza de las partes sanas de mi cuerpo llegando a la parte débil, siento como la calman y le ayudan a sanar poco a poco.

Inspirando siento que mi cuerpo es un milagro porque puede sanar cuando está enfermo. Espirando suelto cualquier preocupación o miedo que pueda albergar en mi cuerpo. Espirando, sonrío con cariño a la parte de mi cuerpo que no enferma o dolorida.

Inspirando siento mi cuerpo tumbado en el suelo. Espirando, disfruto del peso de mi cuerpo, tumbado, relajado y calmado. Sonrío a mi cuerpo a medida que inspiro, envío mi compasión y mi amor a todo mi cuerpo a medida que espiro. Siento como todas las células de todo mi cuerpo sonríen conmigo. Siento gratitud hacia todas las células de todo mi cuerpo. Siento como mi vientre sube y baja, inspirando y espirando.

La relajación profunda ya ha terminado, puedes mover suavemente tus manos y tus pies, estirándote lentamente. Puedes girarte a un lado y cuando estés listo puedes abrir los ojos. Tómate tu tiempo para levantarte, tranquilamente. Puedes disfrutar de la energía tranquila que has generado en la relajación y llevarla a lo largo del día.

vía RELAJACIÓN PROFUNDA PARA NIÑOS | Escuelas Despiertas.

Docente, ¿te atreves a enseñar como un pirata?

Jack-SparrowHoy vengo a hablaros de un libro, pero no de un libro cualquiera. Hoy vengo a hablaros de un manifiesto, de una auténtica declaración de intenciones. De un tiempo a esta parte he tenido la gran suerte de leer tres libros que han cambiado por completo la visión que tengo de mi vida, de mi tiempo, de mi relación con los demás y, por supuesto, de mi profesión como docente. A dos de estos libros titulados La vaca púrpura y El método 20/80 les he dedicado sendos artículos titulados Docente, ¿te atreves a ser una vaca púrpura?  y Docente, ¿aplicarías el método 20/80 a tu profesión y a tu vida para ser feliz?El tercer libro, del que hablaré en este artículo, no es otro que el titulado Teach like a pirate -Enseña como un pirata-, de Dave Burgess. Como he dicho anteriormente se trata de una auténtica declaración de amor hacía lo que representa la labor de ser docente. Cada una de sus páginas son una invitación a amar nuestra profesión, un reto, una superación, una bocanada de aire fresco, de esperanza, una lanza en favor de la creatividad.

 

¿Por qué enseñar como un pirata?

Todo el mundo ama a los piratas o, mejor dicho, todo el mundo ama lo que representan los piratas. Dave Burgess decidió vivir como un pirata tanto en su vida como en su profesión, porque los piratas representan el espíritu aventurero, el atrevimiento, el desafío a nuevos retos, el deseo por explorar territorios hasta ahora desconocidos y todo ello sin la más garantía de éxito. Tal y como afirma Dave Burgess vivimos en una sociedad que no hace otra cosa que intentar aplastar a los piratas, que no hace otra cosa que amordazarnos, robarnos nuestra libertad e independencia y, por encima de todo, nuestra creatividad. De ahí que nuestra sociedad esté tan necesitada de piratas, porque serán ellos los que encenderán la llama de la creatividad de nuestros estudiantes y, por ende, de nuestro futuro.

 David Burgess en acción

El mundo necesita piratas. El mundo te necesita a ti.

El libro de David Burgess se divide en tres partes. En este artículo sólo me referiré a la primera parte que trata sobre seis cualidades que debe tener todo docente que tome la decisión de enseñar como un pirata:

 1. Pasión. No se puede enseñar si carecemos de pasión. Pero no sólo se trata de tener pasión a la hora e enseñar, sino de ser capaz de transmitirla a tus alumnos. Pero, por desgracia, uno de los mayores problemas con que contamos todos o casi todos los docentes es que no nos apasionamos de la misma forma con todo aquello que enseñamos y esto es algo que nos hace sentir culpables. Hasta ahora nadie nos ha enseñado a cómo podemos enseñar con la misma pasión todo aquellos valores y conocimientos que transmitimos a nuestros alumnos. De ahí que David Burgess nos dé la solución enfocando la pasión desde tres puntos de vista:

  • Pasión por lo que te gusta enseñar. Esta es la pasión que te viene dada y con la que siempre contarás durante un curso escolar. El problema viene cuando algo que debes enseñar y que no te gusta o no te apasiona. En ese momento debes utilizar lo que el autor llama Pasión profesional.
  • Pasión profesional. En esta pasión el docente debe buscar lo que le apasiona no de su materia, sino de su profesión. Para ello debe preguntarse por qué ha elegido esta profesión y de esa respuesta debe encontrar la pasión por la que explicar lo que no le apasiona. Se trata de cambiar la perspectiva o, lo que es lo mismo, de encontrar lo que David llama Life-changing lessons (LCD’s), las lecciones que son capaces de cambiar tu vida, el verdadero amor hacia tu trabajo, la facultad de iluminar los corazones de tus alumnos, independientemente de lo que enseñes.
  • Pasión personal. Debemos aportar nuestras pasiones personales, nuestras mejores habilidades en el campo de la enseñanza, porque seremos capaces de dar a nuestros alumnos lo mejor de nosotros mismos. Toda pasión personal puede incluirse en una sesión lectiva.

La pasión o las pasiones te permitirán cambiar tu vida, tu profesión y la visión de tus alumnos. Serás capaz de transmitirles un potencial enorme y, lo más importante, les contagiarás tu pasión a ellos. Usa tu pasión tanto como puedas porque no tiene efectos secundarios. Te aseguro que cuando la hayas probado, siempre querrás más y volverás a por más.

 2. Inmersión. Debemos cautivar a nuestros alumnos en el aula. Debemos sumergirlos en nuestras enseñanzas. Y para ello hay algo que debes tener muy en cuenta. Cuando enseñes algo, céntrate sólo en enseñar ese algo. No hagas otra cosa, no te distraigas en nada más. Trata de focalizar toda tu energía en lo que estás enseñando en ese momento, capta la energía y captúrala para hacer de tu clase una experiencia inolvidable. David lo explica en esta sencilla comparación en la que te da a elegir entre:

  • Ser un vigilante de una piscina. Un observador que sólo mira, da vueltas alrededor de la piscina, pero nunca está en contacto con el agua.
  • Ser un nadador. El nadador cuando nada, sólo nada. No es un espectador, es un actor que se moja, que forma parte de esa piscina.

3. Compenetración. Es fundamental compenetrarse con tus alumnos, conectar con ellos. De lo que se trata es de establecer una relación profunda con tus alumnos. ¿Cómo se consigue? Pues prestando menos atención a lo que a ti te interesa y centrarte en saber y en conocer cuáles so los intereses de tus alumnos, aquello a lo que realmente dan importancia. Y sólo podremos conseguirlo conociendo a nuestros alumnos a fondo, sólo podremos enamorarlos -el autor habla de engagement  -interesándonos por ellos, por lo que piensan y por lo que hacen. Una vez les conozcamos bien, será el momento de trasladar estos intereses y volcarlos en nuestro currículo. ¿Cómo podemos conseguirlo? Una forma muy efectiva es la que David denomina  spending informal time, es decir,  el tiempo entre clases, en los recreos, en las tutorías individuales, en una excursión… Hay que interesarse no por el estudiante, sino por la persona. Hay que explotar al máximo las relaciones con los alumnos y ellos te corresponderán a ti con gratitud, interés y entusiasmo.

4. Pregunta y análisis. David Burgess comenta que en el mundo hay dos tipos de personas: las creativas y las que no lo son. La creatividad es un aspecto decisivo si tienes pensado enseñar como un pirata. Muchos de nosotros pensamos que no somos creativos y esto es un error. Lo que nos pasa es que nuestra creatividad es una “creatividad estática”. Nos han convencido de que no somos creativos y no pensamos en ser creativos. Entonces, ¿cómo podemos modificar este autoconcepto? Muy sencillo, a través de la reflexión y haciéndonos buenas preguntas que generen mejores respuestas. No te estoy hablando de genialidad, sino simplemente de creatividad. Te aseguro que la creatividad no hace más que generar más creatividad. Si trabajas duro esta creatividad llegará el día en el que tendrás  lo que David llama Blinding flash of light, es decir, un destello cegador de luz, un destello de creatividad. Para conseguirla puedes empezar tus preguntas con:

  • ¿Cómo podría…?
  • ¿Hay alguna forma de que…?
  • ¿Qué diferencia existe…?

Una vez consigas buenas preguntas, en breve recibirás de ti mismo buenas respuestas. De lo que se trata es de tener la mente abierta, de cambiar tu autoconcepto o, en palabras de David:

Think / Teach outside the box (Piensa / Enseña de modo diferente)

5. Transformación. Replantearte las expectativas de lo que esperas que sea tu sesión lectiva te ayudará a replantearte quién eres y cómo eres. Para llevar a cabo esta transformación, David Burgess plantea dos cuestiones muy sencillas pero cargadas de un profundo trasfondo:

  • ¿Crees que en algunas clases tus estudiantes aprenderían lo mismo si no estuvieras?
  • ¿Crees que alguien pagaría por recibir alguna de tus mejores clases?

En este sentido, David habla de la importancia de distinguir entre educación –education– y entretenimiento –entertainment. Incluso ha acuñado un término propio de la fusión de los dos términos que me parece sensacional. David habla de edutainment.

De lo que se trata es de transformar tu sesión lectiva en algo extraordinario, en algo fuera de lo común, aunando la educación y el entretenimiento. Para conseguirlo hay que centrarse en lo que se denomina el replanteamineto. Y, ¿qué es el replanteamiento? Ningún niño nace odiando. Entonces, ¿por qué acaban odiando las asignaturas? Pues las acaban odiando por cómo se las han enseñado, porque los docentes no han sabido establecer una conexión entre las asignaturas y el mundo real. Piensa en ti por un momento. ¿Te imaginas tener que pasar más de treinta horas a la semana escuchando a varias personas explicarte algo que no te interesa lo más mínimo porque no le ves ninguna aplicación a la vida real? Ahí es donde entra en escena la figura del pirata, la figura del docente que será capaz de transformar el aburrimiento en una experiencia única, útil e inolvidable. Sólo enseñando como piratas podemos conseguir esta transformación.

6. Entusiasmo. No es casual que esta primera parte empiece por la pasión y finalice por el entusiasmo. El entusiasmo es llave del tesoro del pirata. El entusiasmo es la clave para el éxito de tus clases. Porque el entusiasmo te permite enseñar con y desde la libertad, el máximo valor para un pirata. Es por ello que primero debemos exigirnos enseñar con entusiasmo y luego esforzarnos en enseñar nuestro currículo desde la pasión. Para enseñar como un pirata no es imprescindible tener grandes conocimientos, métodos o estrategias. Para enseñar como un pirata lo primero que necesitas en transmitir tu entusiasmo, porque tu entusiasmo será la llama que haga prender los corazones de tus alumnos. ¡Pasa a la acción, contagia tu entusiasmo!

Aquí termina la primera parte de un artículo que espero te haya emocionado tanto como me ha emocionado a mi la lectura del libro Teach like a pirate. En los dos siguientes artículos hablaré sobre cómo conseguir que tus alumnos se enamoren de tus clases y qué instrucciones necesitas para convertirte en un profesor pirata.

Acabaré con una de las muchas citas que aparecen en el libro de Davis Burgess. He escogido la primera del libro porque creo que recoge la esencia del mimo. Es una frase que Johnny Deep pronuncia en la película Piratas del Caribe y reza así:

Life’s pretty good, and why wouldn’t it be? I’m a pirate after all

vía Docente, ¿te atreves a enseñar como un pirata?.

El invento de una madre permite a niños discapacitados caminar por primera vez

Hace unos años, Debby Elnatan diseñó un arnés para que su hijo con parálisis cerebral pudiera dar sus primeros pasos. Hoy, el invento perfeccionado por una compañía irlandesa hace felices a muchas familias.

La madre de Bethany nuestra cómo funciona Upsee y cuenta lo feliz que ha hecho a su hija. “Me gusta poder llevarla a dar un paseo”, cuenta.

La inventora de Upsee, Debbie Elnatan cuenta que Upsee nació gracias a su hijo Rotem, que fue su inspiración.

El relato de la mamá que inventó un arnés para que su hijo con parálisis pudiera caminar

Con el fin de hacer caminar a Rotem, su hijo con parálisis cerebral, la terapeuta musical Debby Elnatan diseñó un arnés que permite unir los cuerpos de padres e hijos de forma tal que los pasos que dan los primeros son a su vez pasos de los segundos.

Luego de unos años, la compañía irlandesa Leckey, en conjunto con los profesionales de Firefly, perfeccionó el invento, convirtiéndolo en Upsee, el arnés que hoy cambia la vida a muchos niños.

La terapeuta ocupacional de Firefly, Clare Canale, afirma que “Upsee mejora la participación de las familias con necesidades especiales, además de la calidad de vida. Y por otra parte, entrega ayuda tanto física como emocional”.

Tras ser probado en Irlanda, Canadá y Estados Unidos, Upsee se puede comprar en todo el mundo vía Internet.

vía El invento de una madre permite a niños discapacitados caminar por primera vez | soychile.cl.

La fuerza del corazón | Ni Blog, Ni Bloga

Las cuatro maris hemos coincidido por una vez en la vida en algo. Al recibir este post, nos hemos emocionado y mucho. Es un post escrito por una madre , por una luchadora, por una valiente. Le has prometido ser feliz y sabemos que lo será. Queremos agradecerte de corazón esta historia y que nos permitas compartirla.

Os presentamos a nuestras estrellas invitadas de hoy, Belén y Lucía. Miles de maribesos para las dos. Y no dejéis de visitar su blog La habitación de Lucía.

–¡Hola niña! ¿Juegas conmigo?– Decía una voz muy dulce cuando entrábamos al parque. Lucía la miró, le sonrió pero no dijo nada…

Entonces, como siempre en estos casos, me agaché y le dije: –Lucía, esta niña quiere jugar–

Me miraba y con sus ojos me decía: –Mamá, no te entiendo– y volví a repetirlo con menos palabras –Lucía niña jugar– Ella miró a la niña, sonrió y siguió sin decir nada, pero se puso a su lado esperando la siguiente orden.

En ese momento Marcos, mi pequeño, me pidió agua y mientras la buscaba en la mochila, Lucía se fue correteando al tobogán. –¿Cómo se llama?– Preguntó la niña de pelo rizado con sus ojos verdes claros muy abiertos, esperando impaciente la respuesta.

–Se llama Lucía–, le dije yo –Y tú ¿cómo te llamas?.

– Me llamo Julia– dijo ella sonriendo –y tengo 6 años. ¿Lucía no habla?– preguntó con mucho interés.

–No– dije yo –está aprendiendo–. Me miró sorprendida y me dijo: –¿Cómo va a estar aprendiendo si es mayor?.

Me quedé mirándola sin saber bien qué decir, cómo explicarle a una niña de seis años qué es el autismo… A una persona mayor le hubiese dicho: “tiene autismo, un trastorno general del desarrollo que afecta principalmente a la comunicación, socialización, imaginación…

Mientras yo pensaba cómo decirlo, se volvió a oír la voz de Julia: –Entonces, ¿por qué no habla?.

–Pronto lo hará– le dije yo –Le tenemos que enseñar.

Por mi cabeza pasaban miles de cosas, “esta niña tiene la misma edad que Lucía. Lucia podría hablar como ella” Miles de cosas que aunque intentes evitar, no todos los días consigues.

–¿Pero, puede jugar conmigo?– Insistía Julia. –Pues claro que sí, ya verás– le dije yo con mucho entusiasmo.

–Lucía es como nosotros, le gusta jugar, divertirse, reír, querer y que la quieran… Sólo que algunas cosas hay que enseñárselas.

–¡Ahhh!– dijo Julia aliviada –¡pues entonces yo se las enseño!– y se fue corriendo con ella. La cogió de la mano mientras imitando como yo le había hablado a Lucía, le decía cosas y más cosas…

Mientras yo las miraba desde lejos contenta y emocionada, Julia hizo muy buenas migas con Lucía, se pasaron la tarde juntas de la mano, reían, se subían al tobogán, al columpio… Una de las veces que se acercaron al banco donde yo estaba, Julia con ganas de saber más todavía me preguntó –¿Y cómo se llama la enfermedad de Lucía?.

–Se llama autismo, Julia, pero no es una enfermedad. ¿Has visto cómo ella juega contigo? Y seguro que pronto puede hablar y contarte cosas… A veces piensa diferente a nosotros pero, si la ayudamos, ella puede hacer lo mismo que nosotros.

Julia la miró y buscándole algo físico y me dijo: –Pues yo no le veo nada.

Entonces se oyó la voz de su mamá: –Julia, nos vamos a casa.

Ella nos miró triste y nos dijo: –No te preocupes, Lucía, yo vendré todas las tardes y te enseñaré cosas hasta que aprendas, ¿a que sí Lucía?– dirigiéndose a ella.

Lucía, sin soltarle la mano y con una sonrisa de oreja a oreja la miró y dijo muy suavecito: –Adiós, Julia.

Julia se fue contenta y diciendo: –Mamá, mamá, Lucía tiene autismo y todavía no habla, pero todos los días tenemos que venir a enseñarle cosas…¿vale?. La mamá de Julia me miró y le dijo: –Pues claro.

Julia me dio una lección esa tarde, me enseñó que no hace falta saber de autismo o cualquier discapacidad, me enseñó que con querer basta, que es más importante la fuerza del corazón.

El corazón es el que mueve montañas y si de verdad quieres algo, déjate guiar por él.

Belén, mamá de Lucía, una preciosa niña con autismo.

Como ya hemos dicho antes, esta historia nos ha gustado especialmente. Si tuviésemos que destacar algo, serían esas palabras que dice Belén a Julia cuando le explica qué le pasa a Lucía. Son positivas y muy ciertas:

ellapuede

vía La fuerza del corazón | Ni Blog, Ni Bloga.

La Torre de Hércules, de azul por el autismo – ABC.es

La fuente de Cuatro Caminos también se iluminará con este color continuando con la iniciativa que se celebra desde 2007.

El Ayuntamiento de La Coruña iluminará de azul tanto la Torre de Hércules como la fuente de Cuatro Caminos este miércoles 2 de abril, Día Mundial de Concienciación del Autismo.El Ayuntamiento coruñés ha recordado que se trata de una iniciativa que se celebra desde 2007, propuesta por la Organización de Naciones Unidas. En concreto, esta iniciativa consiste en iluminar de azul los edificios públicos o monumentos emblemáticos en cada lugar.

vía La Torre de Hércules, de azul por el autismo – ABC.es.

Más de 170.000 personas reclaman que la música no desaparezca de primaria | Sociedad | EL PAÍS

Más de 170.000 personas reclaman que la música no desaparezca de primaria | Sociedad | EL PAÍS

Una profesora lanza en una plataforma reivindicativa una campaña para frenar que un alumno pueda acabar la ESO sin haber estudiado nunca este arte.

El primer día que Cinta Domínguez lanzó su carta en change.org pidiendo que Música no deje de ser una asignatura en primaria, tan solo recabó 20 apoyos. Se decepcionó. Diez días después los firmantes superan los 170.000 y la cifra no deja de crecer. “No me puedo creer que no vaya a poder ejercer la carrera, Magisterio Musical, que estudié. Lo he hecho por eso y porque conozco a muchos niños chicos y me da pena que se pierdan clase de Música”, cuenta por teléfono. “La gente se cree que no es importante. Pero no se trata de que el niño termine siendo Mozart, sino de que desarrolle las inteligencias emocionales de las que habla Punset a través de la música o la plástica”.

A Domínguez, que imparte clases particulares en Sevilla a la espera de que hubiese oposiciones, no concibe que alguien pueda terminar la secundaria sin haber cursado nunca la asignatura de Música. “Vivimos en un mundo muy competitivo y va a ser difícil que Música compita con una segunda lengua como materia optativa”, razona. Y eso que desarrolla “la psicomotricidad, el pensamiento lógico, las competencias en idiomas, la sensibilidad artística, los valores y la autoestima, entre otros factores”, ha escrito en su carta abierta.

Muchos músicos y maestros la han respaldado en su demanda.”Los alumnos que tocan un instrumento generalmente tienen mejores resultados en la mayoría de las asignaturas”, opina Olga Valls, una profesora musical desde hace 16 años. Y es así, en su opinión, porque “es una de las pocas asignaturas que permite el desarrollo integral ya que se trabaja la memoria, la coordinación, el movimiento, la relación espacio-tiempo, la matemática y los valores fraccionarios, la sincronía”.

Desde Oslo, un español que va a enseñar a tocar un instrumento sinfónico en clase, se quejaba en las páginas de este periódico. “Que los niños tengan la oportunidad de tocar un instrumento requiere inversión, pero sobre todo convicción de que la música es la única materia que aglutina procesos pedagógicos, físicos e intelectuales decisivos en el desarrollo personal”, dijo en su misiva.

La casi desaparición de la música en las aulas de la educación formal coincide en el tiempo con las penurias que pasan las escuelas municipales o autonómicas por toda España. Hace 20 comenzó a verse estos centros como una herramienta para fomentar la cohesión social, el éxito escolar y el aprendizaje de las competencias básicas, pero la crisis ha dinamitado las buenas intenciones de los políticos.

vía Más de 170.000 personas reclaman que la música no desaparezca de primaria | Sociedad | EL PAÍS.

Llegan a España las bosque-escuelas alemanas – ABC.es

Llegan a España las bosque-escuelas alemanas - ABC.es

La hija de Félix Rodríguez de la Fuente es una de las promotoras de esta iniciativa, donde los niños de 3 a 6 años aprenden todo el día al aire libre

FOTOS: PHILIP BRUCHNER

Este tipo de escuela está muy en boga en el norte de Europa

Este tipo de escuela está muy en boga en el norte de Europa

Las Bosquescuela se instalan en entornos natualres

Sus creadores afirman que este modelo pedagógico despierta la autoestima del niño

Un bosquescuela es un modelo orientado hacia la sostenibilidad

Esta nueva metodología también trabaja la lectura y la escritura

Los niños aprenden el currículo a través de lo que les ofrece la naturaleza

Barro, lluvia y árboles… en lugar de libros, pizarras y clases cerradas. Las Bosquescuelas o escuelas al aire libre para segundo ciclo de Educación Infantil (alumnos de 3 a 6 años) llegan a España. Este modelo educativo, ya asentado en el norte de Europa, en Estados Unidos y Asia, supone una alternativa innovadora donde los niños aprenden el currículo escolar en la naturaleza, en lugar de en clases cerradas. El objetivo es inaugurar la primera Bosquescuela para el curso 2015-2016 en algún lugar de la Sierra de Madrid. Una de las madrinas del proyecto es Odile Rodríguez de la Fuente, directora de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, quien explica así las bondades de esta alternativa: «Los niños que se educan al aire libre aprenden con modelos que despiertan e impulsan su espíritu emprendedor, tienen mucha empatía, fortalecen su autoestima, desarrollan su creatividad y valoran muchísimo el trabajo en equipo».

El currículo del segundo ciclo de Educación infantil marca objetivos claros en el aprendizaje de la lectura y la escritura, las habilidades numéricas, la expresión plástica o la iniciación a la lengua extranjera que no faltan en Bosquescuela. «No pierden nada por estudiar aquí, hemos adaptado el modelo educativo de Bosquescuela al sistema educativo español para que esta sea una alternativa pedagógica viable que responda a las exigencias de este país. Ya tenemos la autorización de la Consejería de Educación de Madrid», asegura Philip Bruchner, educador infantil con más de diez años de experiencia en la educación al aire libre y otro de los promotores de Bosquescuela. «Además el movimiento en espacios al aire libre favorece la integración sensorial, y la naturaleza representa el entorno perfecto para que los niños alcancen este grado de desarrollo neurológico imprescindible para la comprensión y procesamiento de estas materias».

Metodología

Las escuelas al aire libre, continua Bruchner, encuentran en la naturaleza un entorno lleno de recursos educativos. «Se puede correr, trepar, saltar, sentarse, columpiarse, arrojar objetos sin peligro, encontrar escondites, inventar, explorar y observar los cambios del paísaje», relata. «Pero también se hacen talleres de papel, física, música, plástica y filosofía en los que se incorporan estos y otros recursos», añade. Estas vivencias en la naturaleza se complementan, prosigue, «con visitas semanales a lugares en la ciudad, como museos, bibliotecas, o sitios donde hay ente trabajando, etc.». Esta metodología, puntualiza Rodríguez de la Fuente, «es una manera excelente de preparar a las próximas generaciones de niños para abordar con éxito los nuevos desafíos de la sociedad. Que sean personas respestuosas con el medio en el que viven y conscientes de la necesidad de optimizar sus recursos, se sientan conectados con la tierra, y puedan potenciar al máximo sus aptitudes mediante el desarrollo de sus capacidades». «El niño es el protagonista de su desarrollo», concluye.

vía Llegan a España las bosque-escuelas alemanas – ABC.es.